PRESUPUESTO

¡Queremos conocer sus necesidades!

Estaremos encantados de poner toda nuestra experiencia y conocimiento a su disposición.






07.06.2013Páginas web

¿Cuánto cuesta una página web?

Lo cierto es que esta pregunta, ¿cuánto cuesta una página web?, planteada de forma directa y en busca de una respuesta concreta, sólo evidencia que respecto a este tema existe muy poca información acerca del valor y la verdadera utilidad de este tipo de productos. Seguramente la responsabilidad de esta desacertada cuestión se juegue a tres bandas: la del propio interesado, la de los profesionales que nos dedicamos a ésto, quienes debemos de hacer por informar y asesorar de forma correcta a las empresas y a la sociedad en general y, finalmente, está el papel desafortunado de las empresas que comercializan webs en versión Low Cost, aquellas que generan campañas comerciales muy agresivas con servicios muy “accesibles” pero de dudosa utilidad competitiva, que a golpe de spot publicitario lo único que hacen es desinformar a la sociedad en general respecto al valor que merece este tema.

Bueno, en primer lugar, voy a intentar responder a ¿cuánto cuesta una página web?. Para ello imaginemos que entramos en un concesionario de nuestra ciudad y le preguntamos al vendedor/asesor, ¿cuánto cuesta un coche?, seguramente dicho asesor nos dirá que básicamente depende del coche que queramos, para qué va a ser utilizado, será deportivo, familiar, número de puertas, tamaño del motor y así, un largo etcétera. Convencido estoy de que si el vendedor/asesor respondiese de forma directa: “pues, un coche cuesta exactamente catorce mil trescientos euros, y aquí lo tengo, su coche”, muy probablemente ese vehículo no se ajustaría en nada a las necesidades, ni a las expectativas que cada uno de nosotros tiene, sino que seriamos nosotros quienes nos deberíamos adaptar al vehículo asignado. Total, un coche es ¿no?.

Quizás por falta de bagaje ante un tema que podríamos denominar como muy reciente, parece en muchas ocasiones que lo importante es obtener el producto sin más, por el mero hecho de sentir que ya se tiene. Por seguir con la analogía, es como si un carpintero sintiese que necesita un vehículo para su negocio y pensase que el concesionario que le ofrezca un vehículo en general, vamos, cualquier tipo de vehículo al mejor precio, será a quien se lo compre sin mirar casi ni la foto. Si esto ocurriese, por las calles veríamos a carpinteros intentando transportar armarios, puertas y parte de su cuadrilla en la cesta delantera de una bicicleta o a empresas de mudanza intentando transportar muebles bajo el asiento de una scooter. Tal vez alguien no pensó en sus verdaderas necesidades.

Como ya citaba de pasada en el primer párrafo, la aparición de empresas que ofertan de forma muy “económica” el uso de plantillas web bajo el eslogan “si has sido capaz de crear tu propio negocio, también puedes crear tu propia página web”, lo cierto es, que desde un punto de vista comercial es una estrategia bien construida, que va dirigida a jóvenes emprendedores con cierto grado de entusiasmo y con falta de recursos económicos, o a empresarios más asentados que sencillamente aún no valoran todo lo anteriormente citado. Pero podríamos ampliar el eslogan un poco más, y de este modo entenderíamos mejor su falta de coherencia, “si has sido capaz de crear tu propio negocio, ya que eres un profesional en tu sector, también puedes crear tu propia página web, hacer la instalación eléctrica de tus instalaciones tu sólo, configurar la red de los equipos de toda la oficina, crear los planos y ejecutar la reforma de la ampliación de la azotea, así como reparar todos los vehículos de la empresa. Total, aunque no lo hayas hecho nunca y no tengas conocimientos en cada una estas materias, nosotros ponemos a tu disposición las herramientas e imaginamos que sabrás usarlas de forma profesional y si no, pues tu mismo, que para eso es tu negocio y tu imagen es la que está en juego”.

El 70% de una página web son imágenes y texto, que este material esté hecho de forma profesional en tanto a su apariencia como a su intencionalidad es vital. El otro 30% son los elementos gráficos que componen la estructura del sitio web, que estos sean corporativos y únicos es totalmente necesario para la identidad de cada empresa.

En resumen, asesorar sobre las necesidades presentes y futuras, que el diseño del sitio web se ajuste a la empresa (y no a la inversa) , y proporcionar una web donde cada elemento ha sido creado en base a cada identidad corporativa, es la labor que las empresas y los profesionales que ofertamos este servicio debemos desempeñar. Probablemente de no ser así, en la gran mayoría de los casos, dicha labor no será del todo honesta.

cuanto-cuesta-una-web